Casos de abscesos cerebrales por infecciones odontogénicas.

Los abscesos cerebrales se caracterizan por la presencia de colecciones purulentas en el parénquima cerebral. Suelen surgir en respuesta a una infección por un traumatismo craneal, una intervención quirúrgica o de forma secundaria a una sepsis. Los abscesos cerebrales por infección odontogénica son poco frecuentes, pero cuando suceden, están asociados a una alta incidencia de complicaciones graves y una alta tasa de mortalidad, dependiendo de la virulencia de las bacterias que lo causan, los factores de resistencia del huésped y la anatomía regional.

Según Schuman y Turner (1994), los procedimientos dentales que pueden causar abscesos cerebrales incluyen la cirugía dentoalveolar, la odontología operativa, la terapia periodontal y el pulido de dientes. Según una revisión sistemática llevada a cabo por Moazzam et al. (2015), la periodontitis y la caries que culminan en una afectación periapical, especialmente en los molares, tienen un mayor riesgo de causar una infección del sistema nervioso central. Además, se ha demostrado que incluso el simple cepillado de dientes o la masticación pueden inducir una bacteriemia transitoria, de modo que los patógenos de la cavidad oral pueden llegar al cerebro, causando el absceso.

Por todo esto, el propósito de este estudio es resaltar la importancia del abordaje odontológico para la resolución de estos casos.

Para ello se reportaron cinco casos de absceso cerebral por infección odontogénica, de pacientes atendidos en el Hospital Clínico de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (HCFMUSP). Todos ellos acudieron con diferentes síntomas y tras inspecciones durante o posteriores al tratamiento de los abscesos cerebrales, se pudo comprobar la existencia de infecciones odontogénicas.

Según Gemelli et al. (2020), tras el alta médica en los casos de abscesos cerebrales con foco odontogénico, es importante el seguimiento por parte del equipo de dentistas, así como continuar con el tratamiento dental, para eliminar otros posibles focos infecciosos.

En todos los casos aquí tratados, el tratamiento consistió en el drenaje del absceso cerebral, antibioterapia y extracción de todos los dientes responsables de la infección. El Streptococcus sp. fue el agente causal de todos los casos reportados en este artículo.

Queda así destacada la importancia de la presencia del odontólogo dentro de los hospitales que realizan atención clínica dental. Este mismo sentimiento va en línea con lo que afirmaba recientemente el profesor Williams, del FDI, que debe haber una integración más estrecha entre la atención médica bucal y la general o el nacimiento de la Fundación Española de Tratamiento de Tumores de Cabeza y Cuello, que igualmente aboga por conectar a todas las disciplinas – incluyendo la Odontología – para progresar en el tratamiento integral del paciente.

FuentePractice Update.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.